01 mayo, 2007

Carta de Triste Romeo a Ruby Marmolejo

Este tema, el de las amenazas me ha servido para ver como la gente se retrataba. Sí, hace un rato que vengo del blog de HartosdeZporky a ver que opinaban sus lectores de semejante tema tan desagradable y me encontré con un comentario de la enemiga mediática, la señorita Ruby Marmolejo. Donde podía leerse su opinión al respecto, la cuál transcribo para conocimiento de mis lectores:

Dais pena los peperos que sois los asesinos de Irak, los que no condenais el golpe de Estado y los que os estais riendo de los 192 muertos con vuestras teorías de la conspiración querais ahora haceros pasar por victimitas lloronas indefensas, ¿a quien quereis engañar peperos?


Esto me apena profundamente, no sabeís hasta que punto. Cuando una persona es de izquierdas y obviamente su ideología es distinta siempre se puede discutir, aunque en ciertas ocasiones resulte soez y ordinaria, o maleducada como todos los del blog Opposición Irrespponsable. No entraré al insulto ni al prejuicio fácil, diciendo lo que me parece su revancha mediática en la blogocosa, de hecho querida Ruby no te voy a insultar.


Simplemente me impacta muchísimo que una persona se entere de la desgracia de una persona sea quién sea, y no sea capaz de ponerse en su lugar. De sentir cierta compasión, y de posturarse en contra de semejante barbarie. Como digo me cuesta mucho creer que tú, Ruby, no seas capaz de dejar toda la mierda política a un lado por un momento dar un respiro, dar una palmadita al agredido, condenar al desgraciado, coger aire y guardar el hacha hasta mañana.

Lo siento Ruby, pero no me entra en la cabeza, porque todo lo que te estoy diciendo que esperaba de ti, es simplemte lo que esperaría de cualquier persona decente, normal y bondadosa, al menos compasiva.


Una vez insultaste en uno de mis blogs y reconociste haberte equivocado, lo cual me parecio de una honestidad que te hizo crecer como persona y te llegaste a ganar mi respeto. Esta vez no espero menos Ruby. Sé que pedirás disculpas, y lo sé, porque no me pareces mala persona, creo que te equivocas en muchas cosas seguramente en las mismas en que tu crees que me equivoco yo. Pero a la hora de la verdad espero que si sufro y está en tu mano, me ayudes tal y cómo lo haría yo...


Pido perdón a mis lectores, por semejante rollo, pero creo que era mi deber decirlo y no callarme.


Un saludo a todos.


PDTA:
¡Ánimo Nacho! Estamos contigo.