06 mayo, 2007

¡Ganamos! ¡Ganamos! ¡Ganamos!




Sí, señores hemos ganado. No se despisten sus señorías, no hemos ganado ningún campeaonato de nada, ni me refiero a Rafael Nadal con su enésima victoria, ni mucho menos.

Sarkozy, el candidato de centro derecha por la presidencia de la V República Francesa parece ser que ha obtenido un 53% de los votos frente al 47% de Segolene Rôyal, "la Zapatera". Ha ganado Sarkozy y ha ganado España, así de simple es el asunto. Con un líder de la derecha en nuestro segundo país vecino, las relaciones con España no podrían ser mejores. Pero claro, no sabemos si esas futuras relaciones tan jugosas las tendremos a largo o a corto plazo.

Eso obviamente dependerá de lo masocas que sean los españoles, entre los que gustosamente me incluyo (entre los españoles, no entre los masocas).

Y no sólo gana España también puede que gane una Europa herida con el veneno de la tibiez moral y política que quizá podría llegar a reactivarse con nuevas fuerzas desde tierras franchutes.

En fin, debemos sumar otro "éxito" de Zapatero con su gaferío. Es como la mano de Midas con la diferencia de que en vez de convertir en oro todo lo que toca, lo convierte en mierda. Alemania, Italia... Y ahora con Francia. No podemos evitar sonreír al ver esta... ¿casualidad? ¡No! Ni de coña, con Zapatero las casualidades no existen, su podredumbre infecta a todos sus amigos los progres.

Pobrecillo Zetapé, ¿que le queda ahora? Chirac era el único pringao que lo aguantaba en Europa, pero ahora Chirac no está, esta el fascista ese de Sarkozy (¿otro fracasado?), y ahora que hará sin su amigo, que por otro lado quizá acabe en la cárcel...

Uyuyuyuyyyyyy que mal lo veo yo, ahora sólo tiene a las republicas bananeras, que negro lo veo, y que pavor da. Pero bueno, ahora lo importante es felicitar a los franceses.






Vive la France!